fbpx

Seguro que cuando piensas en una boda te vienen a la cabeza una pareja pasando por el altar o casándose en una ceremonia civil, pero, en la base, siempre hay dos personas: hombre y mujer; mujer y mujer u hombre y hombre. Pero, ¿qué me dirías si te dijera que me quiero casar conmigo misma?

Probablemente pensarías que me he vuelto loca, pero lo cierto es que cada vez son más las mujeres que llegado un momento y hartas de esperar a ese príncipe o princesa azul que tanto nos habían prometido deciden casarse con ellas mismas. Y es que sí, la sologamia está de moda.

Basta con echar un vistazo por las redes sociales y buscar este término o selfmariage y verás más de una escena que, a pesar de que pueda llamarte la atención, en realidad refleja la dicha y la felicidad de una persona que ha sabido encontrar a su media naranja o, más bien, a su naranja completa tal y como más de una de estas mujeres se define.

Porque sí, de momento, este sigue siendo un movimiento feminista. Un movimiento que no sólo sucede en España, sino que tiene lugar en otros países del mundo. De hecho, fue algo que comenzó a celebrarse 1973 (al menos, es la primera vez que se tiene constancia de ello). Lo hizo Linda Baker, ante 75 invitados y después de que con 40 años no hubiera encontrado a ese príncipe azul que siempre le habían prometido.

A pesar de ser algo relativamente reciente, cabe recordar que ya Oscar Wilde aseguraba que Amarse a uno mismo es el inicio de un romance que dura toda la vida.

Pero, ¿qué es lo que desean reivindicar las mujeres que optan por la sologamia? Por un lado, dar el «gustazo» a padres y otros familiares de hacer algo que esperan de ellas: casarse. Por otro, celebrar su independencia, porque no buscan a alguien que les ate.

Esto no quiere decir que se cierren las puertas a tener relaciones con otros hombres o mujeres, sino que están celebrando que a pesar de tener una cierta edad – la que se supone ideal para casarse- y no tener pareja, son felices y no necesitan a nadie más que a ellas mismas para serlo.

Beneficios de la sologamia

Es cierto que para muchas personas puede parecer una locura, pero en realidad este tipo de bodas tienen todo el sentido del mundo porque:

  • Nadie te va a querer como te quieres tú
  • Nadie va a interponerse en las decisiones que tomas a la hora de organizar la boda
  • Nadie te conoce como te conoces tú
  • No tienes que dar explicaciones a nadie

Por supuesto, este tipo de bodas son igual o más divertidas que se consideran tradicionales. Son una oda al amor por uno mismo. Así que la organización de la misma también es similar a estas segundas.

Y a ti, ¿qué te parece? ¿Lo harías tú? ¿Eres una de las personas que ha decidido casarse consigo misma? Si es así o conoces a alguien que lo ha hecho, nos encantaría que nos contaras cómo fue y cómo tomaste esa decisión.