fbpx

No sé si habrás ido a muchas bodas, pero aunque la tuya vaya a ser la primera, estoy segura de que sí que has visto películas donde se producía una. Así que, me gustaría que me respondieras una pregunta: ¿te has emocionado con alguno de los discursos de boda que has escuchado a lo largo de tu vida? ¿Ya sea presencial o ficticio?

Yo, que soy una «sensiblera» te aseguro que me he emocionado con más de uno y…casi pondría la mano en el fuego y no me quemo si apuesto a que tú también lo has hecho. De lo contrario, es más que probable que no estuvieras hoy leyendo este post.

¿Sabes qué es lo que más me gusta a mí de estos discursos? Cuando hablan de historias íntimas. No me refiero a nada escabroso o picante, sino, por ejemplo, a cuando recuerdan qué sintieron cuando se conocieron (más de uno ha confesado que su pareja no le cayó bien la primera vez que le conoció), cuando recuerdan momentos de complicidad, de felicidad e, incluso, momentos duros que les han unido todavía más.

Y, ¿sabes por qué me emocionan a mí, pero también al resto de los que se encuentran en el lugar donde se está leyendo ese discurso? Que se trata de una historia real en la que todos, en mayor o menor medida, nos sentimos identificados o nos gustaría vivir la misma historia.

4 tips para escribir tu discurso de boda

Por esta razón, el primer paso que te recomendamos que des cuando vayas a preparar el discurso de boda que leas a tu pareja es que cojas un papel y algo con lo que escribas cómoda y comiences a recordar momentos especiales; eso que siempre os sacan una sonrisa cuando los recordáis; de los que cuando te dicen una palabra, suena una canción o hueles algo, te transportan hasta ellos. ¡Seguro que tienes un montón!

En segundo lugar, piensa en todas las características que tienen tu pareja y que son las que te gustan más de él. Por supuesto, puedes añadir algunas cosas que, aunque te vuelven loca de rabia, las has aceptado como parte de tu vida.

En tercer lugar, piensa en los motivos que te han llevado hasta ese día. Por qué has decidido casarte con él y no con otra persona. Qué quieres ese día para él y el resto de los que vais a pasar juntos. No prometas cosas en vano, habla de lo que de verdad te sale del corazón.

Y, por último, cuéntale qué es lo que te da miedo y cómo quieres que él te ayude o te ha ayudado ya en el tiempo que lleváis juntos.

Escribe el discurso de boda

Con todos los datos que tengas, toca escribir una bonita historia. Piensa que los acontecimientos tienen una cronología, por lo que puedes tirar por ese lado o, simplemente, ir contando las cosas tal cual las has ido escribiendo. Él siente un inmenso amor por ti y te va a entender de todos modos. Si el resto no lo hace…¡es vuestro momento!